“Cada 25 segundos, Uno”

He querido pararme a pensar en qué actuaciones se pueden hacer en 25 segundos, por ejemplo cruzar una calle caminando; beber tranquilamente un vaso de agua; dar un abrazo de despedida, etc. Es poco tiempo, demasiado poco tiempo para realizar una actividad y sin embargo se hacen demasiadas cosas en ese preciso momento. Algunas de esas cosas son demasiado tristes para mí, cosas que como ser humano me horrorizan. Cosas que no sabría explicar delante del Dios creador para justificar tanta barbarie, como son los asesinatos institucionalizados justificados con una serie de argumentos que no se los creen ni ellos mismos. Han pasado varios minutos y se me pone la piel de gallina al pensar en que han pasado varios de esos 25 segundos malditos. Malditos porque cada 25 segundos se comete en algún lugar de Europa un asesinato.

Yo me quedo sin hacer nada, sin gritar, sin manifestarme en la calle e intentar influir en los demás para frenar tanto horror. Sé que debería actuar y hacer algo en esos 25 segundos. Inocentes criaturas, tan indefensas, dependientes totalmente de nosotros, esperando que alguien les defienda, que los saquemos de esa angustia.

Se están usando todas las artimañas legales para poder cortar esa vida. Sí, no neguemos que esas criaturas tienen vida, porque desde los primeros días ya podemos sentir en nuestro cuerpo los cambios que este nuevo ser nos produce. Podemos notar en nuestro vientre la vida que está creciendo en él; a las pocas semanas y con las nuevas tecnologías podemos ver la forma física de esa criatura humana, sus manos, sus pies, su cabeza, el desarrollo de sus órganos y su continuo movimiento. Sabemos que hay muchas maneras de quitar esa vida y al pensar en ellas se me pone el vello de punta. Ellos tan inocentes, esperan que sus madres los protejan dentro de su vientre y sin embargo son ellas mismas las que deciden poner fin a su corta vida. Es algo tan cruel, tan antinatural, que es difícil creer que suceda.

Estas mujeres podrían defenderse diciendo que es su decisión, que tienen libertad para decidir sobre su propio cuerpo, que es un derecho que la ley les da. La ley apoya a estas mujeres y sin embargo estos pequeños no tienen ni derechos ni ley alguna. La misma ley los está matando.

25 segundos, demasiado poco tiempo para hacer cualquier cosa y sin embargo cada 25 segundos se le corta la vida a un niño en Europa. Más grandes o más pequeños, dependiendo del mes de gestación, son extraídos violentamente del vientre de sus madres y son echados al cubo de basura, por el desagüe de las clínicas o triturados sin ningún tipo de pudor hasta dejarlos en la nada. Siento el ruido de las cuchillas romper sus cuerpecitos tan frágiles y sus huesos molidos. ¡Qué horror! Parece un guión de una película de terror.

Esta es la verdad que yo denuncio: Cada 25 segundos se comete en algún lugar de Europa un asesinato de un niño, es decir, un ABORTO.

Ester Sampedro González

Un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.

Esta entrada va a resultar extraña para algunos y quizá a otros hará sentir incómodos.

Todos los seres humanos nacemos dentro de un seno familiar. Este puede gustarte más o menos a medida que vas adquiriendo conciencia. Esta familia forma parte de una sociedad. Y aunque esta sociedad es llamada laica prácticamente por todos los que saben de esto, aun hay una tradición cristiana . Tal vez te consideres cristiano, islámico, budista o lo que quieras pero hay algo que me hace pensar cada vez que se acercan estas fechas.

Y es que este fin de semana se celebra un año más la romería de la virgen de Zocueca.

En Bailén es algo que mueve a las personas en masa hasta el lugar donde llevan a su virgen. Cada año, si hace buen tiempo, se juntan más personas para ir hasta ese lugar. Todos sabemos en qué consiste ir de romería porque todos conocemos a personas que han ido y en la mayoría de los casos, cómo han vuelto.

No sé en qué condiciones volverá el cuerpo y el espíritu de cada uno de los que asisten pero sí sé que una vez que vuelven, a las pocas horas, tal vez días, preguntas a alguno si cree en Dios, y alguno hay que admite creer que hay algo, eso sí en la virgen yo sí creo, dice otro.

Mi objetivo en esta reflexión no es aclarar que solamente hubo una virgen llamada María, madre de Jesús, de cuya vida leemos en los evangelios.

La idea de alguna manera es motivar a que seamos más íntegros. Que si nos llamamos cristianos tratemos de vivir acorde con lo que decimos que somos, porque forma parte de nuestra identidad y así dejamos claro lo que realmente somos.

¿Nos planteamos lo que somos y buscamos los orígenes de nuestras creencias? Si crees que todo está bien, que no hay nada que buscar ni replantearse y simplemente hay que seguir en la misma dirección que hasta ahora por tradición, solamente déjame que te diga algo.

En la Biblia, que es el libro cristiano por excelencia, leemos Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.”

Quizá quieras seguir viviendo dejándote llevar, porque siempre ha sido así.

Pero el Dios que yo conozco solamente tuvo un Hijo, y éste dejó algo muy claro mientras hablaba con los suyos, “ Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre si no es por mí.”

De tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito

La estrella de plata

Después de la Segunda Guerra Mundial, cierta tarde un hombre paseaba con su pequeño hijo por las calles de una gran ciudad norteamericana. De vez en cuando veían una estrella de plata pegada al vidrio de una ventana iluminada. Esto significaba que esa familia había dado a un hijo que había muerto por la liberación de Europa. Sobre algunas ventanas había hasta dos estrellas de plata: dos hijos habían muerto. Así el niño contaba estas estrellas.

Al proseguir su paseo, entre dos edificios apareció en el cielo la titilante estrella vespertina. El niño exclamó: –Dime, papá, ¿Dios también dio a un hijo? Entonces el padre apretó fuertemente la mano de su niño y emocionado contestó: –Sí, Dios dio a su Hijo unigénito para la salvación de cada uno de nosotros.

Dios sabía cómo los hombres recibirían a su amado Hijo: Un pesebre al nacer y una cruz al morir. Conocía de antemano los celos y el odio de los dirigentes contra él, los insultos, las blasfemias, los golpes y los clavos. Dios lo sabía, sin embargo, dio a su Hijo por la humanidad. Lo dio por amor a nosotros. ¿Puede comprenderse un amor tan grande? Mientras éramos indignos, aborrecibles, enemigos, Dios mostró “su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8).

¿Somos de aquellos que pueden decir: “Nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros”? (1 Juan 4:16)

Cristo, la Iglesia y el Amor

El Dr. en teologia Samuel Pérez Millos desarrolla una dinamica a jóvenes estudiantes de la Biblia de Palabra de Vida en Argentina. El tema está basado en Juan cap. 17.


Dulce Refugio



Hola a tod@s, esta canción que ya muchos conoceréis, la enseñamos ayer en nuestra iglesia. Como habéis podido oír es una canción que nos habla del refugio que encontramos en Jesucristo.
Estoy seguro de que él nos entiende y sabe por lo que pasamos cada día, en las buenas circunstancias todo es más fácil pero, todos pasamos por situaciones menos agradables y Jesús nos dice, como en la canción, que vayamos a reposar en Él "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar."
Ayer una señora que nos visita hace algunos domingos,aceptó a Jesús como su Salvador. Ella aceptó que Jesús murió por sus pecados, que ella merecía el lugar de Jesús en la Cruz,que debía seguirle y permitir que Él cambiara su vida. Porque no hay justo ni aún uno delante de la perfección de Dios. Todos situamos nuestro punto de vista, nuestro ego como lo principal y válido ante lo que nos rodea y muchas veces nos vemos perfectos. Dios quiere toda tu vida para transformarla. Quiere regalarte su amor y su comprensión pidiendo tu total entrega. Dice la Biblia en el libro de Romanos "Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno.Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros." Él sufrió por ti en la persona de Jesús, murió crucificado.
Sabes qué tipo de sufrimiento es ese?
Dice la Biblia que su sudor era como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.
Amigo mío, crees que mi vida no necesita ser cambiada? que no necesita de ese refugio del que habla la canción? Claro que sí! y muchas veces!
Pero las palabras de Jesús a los que hemos creído nos deben ir transformando, podemos confiar en el que dijo "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí." Dios quiere llenar y transformar tu vida ahora. También quiere dar descanso junto a Él a todos los hombres y mujeres cuando todos muramos.
La única manera es creer que Jesús murió por ti así como lo hizo por mí, arrepentirte de todo lo que ha podido ofender a Dios y seguirle, permitiendo que te vaya renovando, que su amor vaya llenando tu vida y realmente obtengas amor y comprensión.
Leemos en la Biblia "estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro."