Concierto Banda Sin Límite

Hola a todos, vamos a continuar hablando de música porque ayer Banda Sin Límite estuvo tocando en Mijas Costa celebrando el cuarto aniversario del Centro Cristiano Kairos.
La tarde empezó con un tiempo de alabanza y adoración, más tarde Jose Luís Navajo,pastor de la Iglesia Salem en Madrid y escritor sobre temas de educación y familia, estuvo hablándonos a todos los jóvenes, del compromiso en la vida cristiana y de lo importantes que somos para Dios, con Él sí podemos!
Después de Jose Luís Navajo tocó Banda Sin Límite con nuevo guitarrista, Jesús Palma, que aportó un sonido muy rockero a la banda, esperamos disfrutar de sus "solos" durante mucho tiempo.
Más en myspace.com/bandasinlimite

Recomendaciones

Hola de nuevo, espero que haya ido bien la semana. En esta ocasión escribo para recomendar webs y un blog.
La web es www.bbnradio.org y se dan cursos online, te inscribes y hay hasta exámenes, los temas son muy variados, desde estudios introductorios como la doctrina de la salvación así como los estudios acerca del hogar, personajes bíblicos, ayuda pastoral...
El blog es diaconia de Madrid, , es una entidad religiosa asociativa promovida por el Consejo Evangélico de Madrid, para coordinar oficialmente la acción social de las iglesias y entidades asociativas integradas en el mismo.
Podéis saber más de Diaconia Madrid si véis el último programa Buenas Notícias, pongo un enlace aquí.
Aprovecho desde aquí para recordar que Buenas Notícias lo emiten cada domingo en La 2 a partir de las 9:15, y que su web es www.canaldevida.org donde también podéis escuchar el programa de radio Mundo Protestante.
Dejo aquí el vídeo del tema "Solo Cristo" de Hillsong, muchos lo conoceréis, si queréis ver más videos de ellos http://es.youtube.com/user/hillsongunitedTV


Dios en el autobús

Hola de nuevo.

En el periódico IDEAL de Jaén del pasado sábado encuentro un interesante artículo de opinión de Sebastián Montiel , Catedrático en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada, aquí lo dejo íntegro para todo aquel que quiera echarle un vistazo.

"UNA campaña publicitaria exhibirá a lomos de los autobuses urbanos barceloneses un reclamo: 'Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte, goza de la vida'. Es la traducción de la leyenda que, en inglés, llevarán también a mediados de este mes los autobuses londinenses. La campaña británica ha sido auspiciada por un grupo de ilustres ateos, la British Humanist Association, encabezados por Richard Dawkins, el llamado rottweiler de Darwin, conocido autor de algunos textos que usan las tesis darwinistas como martillos antiteístas. Dawkins y algunos otros promotores de esta filosofía sobre ruedas provienen del ámbito de la ciencia oficial.

Le dan así, deliberadamente, un tufillo académico a su cruzada antiteísta. Está claro que la lectura de la publicidad citada produce inmediatamente, en una persona que conserve un mínimo de su capacidad racional, el efecto contrario al reclamado, pues le invita a reflexionar sobre su contenido y por ende a preocuparse, si es que había dejado de hacerlo, por la existencia de Dios. La primera pregunta que se suscita es: ¿Cuál es exactamente la probabilidad a que se refiere la frase inicial?

La probabilidad de obtener un seis cuando se arroja un dado es de 1/6 porque hay un caso favorable (la cara con seis puntos) de entre seis sucesos posibles (las seis caras del dado). ¿Cuál es la probabilidad de que exista Dios? El suceso Dios existe parece formar parte de un universo con sólo dos sucesos elementales: Dios existe y Dios no existe. No creo que se contemple seriamente algún otro caso, como Dios existe, pero poco. Por tanto, la probabilidad a que se refieren los autobuses ilustrados debe ser 1/2.

Pero entonces se puede decir con la misma autoridad: 'Probablemente Dios existe'. Se podrá objetar que lo que en realidad quieren decir sus autores con la proposición inicial es: 'Creemos que Dios no existe'. Reconozco que probablemente será así, pero en tal caso la misma leyenda urbana encabezada ahora por la frase 'Creemos que Dios existe' poseería, como mínimo, igual fuerza lógica.

Pero lo más importante del eslogan de la campaña citada es el punto y seguido que hay tras el 'Probablemente Dios no existe'. Ese punto es el trampolín que permite saltar desde la falsedad (probable, sólo probable) de la existencia de Dios a una exhortación moral que, si Aristóteles tiene razón cuando dice que la ética es parte de la política, será también una consigna política (reaccionaria, demasiado reaccionaria).
Acepto sin reservas la invitación a disfrutar de la vida, procuro hacerlo y creo que sólo puedo hacerlo, y podré cada vez con mayor plenitud, porque Dios existe. Es más, estoy convencido de que no es Dios precisamente quien pone más trabas para que no la disfrute, sino el estado (en un sentido muy amplio, el estado-mercado-cultura-dominante, la forma-estado de Foucault), que usa parte de mi trabajo para fabricar armas y traficar con ellas, para socorrer a los bancos que no ganan lo suficiente con los intereses y cuotas inmisericordes por impago de mi hipoteca para tapar los agujeros producidos por los negocios excesivamente avariciosos o inconfesables de los que toman la decisión de salvar a los pobres no dejando arruinarse a los ricos, el estado que me dice (en su vertiente autonómica) que si consumo tengo derechos y que consumir es el verdadero compartir, que quiere conducir por mí y que no quiere que me suba el colesterol para que pueda vivir lo suficiente como para llegar a ser una carga para los demás y elegir libre y dignamente una sedación definitiva.

No acepto el 'Probablemente Dios no existe' inicial, no lo puedo aceptar por ser un sinsentido lógico, por ser coloquialmente ambiguo y por ser equivalente a lo que vulgarmente se podría entender como su propia negación.

Pero lo que repugna a mi razón y ante lo que me rebelo por intelectualmente pendenciero, deliberadamente engañoso y cargado de la suficiente mala intención como para reunificar en mí lo público y lo privado es el punto y seguido.

Insinúa que, en el hipotético caso de que Dios existiera, sería con seguridad imposible gozar de la vida. Pero, puesto que evidentemente ha habido y al parecer hay y habrá mucha gente que disfruta de la vida, este factum debería considerarse como una nueva demostración de la existencia de Dios.

No sé si llamarla sexta vía, por eso de que Tomás de Aquino ya nos legó cinco y la de Anselmo de Canterbury tiene su nombre propio (ontológica) y también porque esta vía de los autobuses algo parece tener que ver con el sexto mandamiento, porque no creo que en semejantes manos el goza de la vida tenga muchas más pretensiones.

No creo que esta conclusión mía sea aceptable para los publicitarios citados. Ergo, el punto y seguido que no deja de preocuparme no insinúa que la existencia de Dios impediría gozar de la vida a todos los hombres. Pero sí quizás a algunos. ¿A quiénes? Probablemente (se me escapa el adverbio) a quienes conceden autoridad a ciertas normas morales porque supuestamente Dios existe.

Hay aquí dos presupuestos no por ocultos menos interesantes.

  • Primero: se concede que la autoridad de las normas morales se incrementa, como mínimo, si se hace derivar de Dios. 
  • Segundo: las normas morales que emanan o emanarían de la autoridad de Dios menoscabarían el disfrute de la vida, cosa que, a su vez nos revela que en el autobús viaja el concepto de libertad moderno, es decir, la idea de que gozar de la vida es ser libre para contratarse por mil euros al mes y consumir según las opciones del mercado.
No puedo dejar de recordar lo que el estudioso evangélico Oliver O'Donovan dejó por escrito hace más de una década: «La falsa conciencia de la supuesta sociedad secular contemporánea está en su determinación de encubrir los juicios religiosos que ha hecho».

Visita de los magos

Un año más celebramos el día en el que los magos de oriente visitaron al niño Jesús en Belén. 
Y yo me pregunto...¿esto es lo que realmente celebramos? Yo creo que no, que lo que hacemos muchas veces es dejarnos llevar por el sociedad, porque ni el niño Jesús tuvo que escribir una carta para que viniesen a traerle regalos, ni tuvo que ser bueno , ni según leemos en el capítulo 2 de Mateo eran tres reyes.

Si somos realistas veremos que el relato bíblico nos enseña muchas cosas, vemos que el Mesías nació y nadie sabía dónde, el mismo Herodes en Jerusalén se lleno de inseguridad por las novedades traídas por unos magos desde oriente que le preguntaron, "¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente y venimos a adorarle"

Herodes pensaría, si yo soy el único rey y quiero seguir siéndolo muchos años, ¿quién ha de arrebatarme el reino?
También en Jerusalén estaban asombrados, turbados porque no conocían las notícias aunque estuviesen profetizadas hacía mucho tiempo. Leemos en Miqueas 5:2, "Pero tú, Belén Éfrata, pequeña para estar entre la famílias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel..."

Entonces Herodes empezó a indagar entre los conocedores de las Escrituras y efectivamente dieron la respuesta que él se temía, que realmente Belén era el lugar escogido en el que nacería el Mesías. 

Así que preguntó a los magos sobre la aparición de la estrella para conocer el momento aproximado en el que nació Jesús y así empezar a maquinar contra él a través de la mentira diciéndoles a los magos que averiguasen dónde había nacido y se lo hicieran saber para ir así como ellos, a adorarle.

Los magos encontraron a Jesús pero les fue revelado en sueños que no volviesen a Herodes, 
dieron la vuelta por otro camino. Estos magos iban buscando al Salvador del Mundo. Por sus estudios astronómicos sabían las posiciones de las estrellas y por ello, porque algo espectacular estaba pasando en el cielo, emprendieron su viaje hasta observar con sus propios ojos al que necesitaban adorar.

Según explica el prestigioso catedrático de fenomenología de la religión de la Pontificia Universidad Gregoriana, Giovanni Magnani, autor del libro “Jesús, constructor y maestro” (Gesú costruttore e maestro, Cittadella, Asís, 1997 "en la antigua astrología, Júpiter era considerado como la estrella del Príncipe del mundo y la constelación de Piscis como el signo del final de los tiempos; y el planeta Saturno era considerado en Oriente como la estrella de Palestina. Cuando Júpiter se encuentra con Saturno en la constelación de Piscis, significa que el Señor del final de los tiempos se aparecería ese año en Palestina. Con esta expectativa llegan los sabios-magos a Jerusalén, según el Evangelio de Mateo 2, 2".

Como he dicho los magos buscaban al Mesías,querían adorarle. Hicieron un largo viaje con este fin, estaban deseando descubrir quién era ese ser ese rey de los judíos, ese ser divino que había nacido. Querían regalarle lo mejor de ellos, que por otro lado les vendrían muy bien a José y María en su posterior viaje a Egipto, el oro que simboliza la realeza, el incienso en símbolo de adoración a Dios, y la mirra como símbolo del sufrimiento que el rey de los judíos habría de padecer más adelante.

Los magos de oriente eran extranjeros que sabían de la existencia de un grandísimo cambio en el mundo a raíz del nacimiento de Jesús, es algo paradójico que leemos en otros versículos del evangelio de Juan 1:10 y 11 nos dice que "el mundo no le conoció, a lo suyo vino, y los suyos no le recibieron."

¿Somos conscientes del grado de conocimiento que tenemos de nuestro Dios y Salvador? ¿de ese Jesús en el que nos fijamos para caminar en nuestra vida diaria?

Quiero preguntar a cada lector, ¿realmente estamos en esa sintonía diaria con Dios? ¿estamos listos para dedicarle lo mejor de nosotros en respuesta al amor con el que se entregó por nosotros?

Comienza el año...

Comienza el año y así comienzan nuevos proyectos, ilusiones, deseos renovados de mejorar, de ser mejores personas, mejores siervos, y es que Dios nos brinda una nueva oportunidad, un nuevo año lleno de situaciones, experiencias que nos harán aprender y algunas de las que nos costará más ver ese lado positivo.
Y es que sabemos que a los que aman a Dios todas las cosas nos ayudan a bien como leemos en Romanos 8:28, pero algunas veces, cuando aparentemente no son buenas,nos cuesta más asimilar que va a resultar para bien.
No quiero iniciar el año con aire de pesimismo, este pensamiento no tiene esa finalidad sino que el objetivo es animar, animar a todos aquellos que se pasean por la red y acaban haciendo “click” donde se encuentra esta ventana, una ventana que pretende ser de esperanza para aquella persona que nos visita y nos conoce, quizá quiere conocer algo más de lo que hacemos o predicamos, es a ti a quien me dirijo para animarte en este nuevo año que juntos comenzamos, si crees en Jesucristo como Salvador, para que Dios te de fuerzas renovadas para alabarle en cualquier situación, y vivirle de manera auténtica, y por otro lado también este pensamiento va dirigido a ti, que no tienes a Jesucristo, aquel del que recordabas su nacimiento hace unos días, como Salvador personal, me dirijo a ti para decirte lo que él mismo dijo en la Biblia, “He aquí yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo. (Apocalipsis 3:20)”.
Es posible que estés muy cerca de la puerta, quizá hayas escuchado miles de veces la predicación del evangelio, las palabras de Jesús a través de algún amigo o familiar, pero con ello no hay suficiente, Jesús te llama, como vas a responderle en este nuevo año en el que ya nos encontramos?